Category: Coaching de Proyectos

Definimos proyecto como cualquier actividad destinada a generar un producto único y nuevo, tanto en nuestras propias vidas como en el ámbito de las organizaciones. En éstas, y para los que estamos familiarizados con la metodologia de Administración de proyectos (Project Management), el Coaching nos ha aportado valiosísimas herramientas para conducir el aspecto más importante de un proyecto: sus recursos humanos.

¿Qué significa cualquier Proyecto de trabajo común desde el Coaching?

  Ni más ni menos que la combinación de tres instancias:

A) La existencia de un LIDER NATURAL que realice las DECLARACIONES

FUNDAMENTALES acerca de lo que se va a emprender:

VISIÓN y MISIÓN del proyecto.

Repasemos entonces qué es una Declaración:

Un acto lingüístico que genera realidad, transforma el mundo o los hechos a partir de lo que enuncia:

Por ej: “está Ud. despedido” ó

“Ud. será el nuevo jefe de su Sector”

Las DECLARACIONES son válidas o inválidas según el poder de quien las hace.

Entonces digamos que la COMPETENCIA FUNDAMENTAL PARA UN LÍDER es:

Declarar VISIÓN: definir un rumbo para un Proyecto o una organización toda, que vaya siendo compartido por seguidores sensibilizados con él.

¿Hacia dónde va nuestra organización/proyecto?

Y luego las Declaraciones complementarias:

*MISIÓN: ¿Qué tenemos que hacer para llegar allí?

*OBJETIVOS: ¿Cuáles son nuestros próximos pasos?

B) El análisis del esquema básico:

PERCEPCIÓN – ACCIÓN – RESULTADOS

en torno a la actividad a emprender.

Es decir, analizar desde qué PERCEPCIÓN: PRESUPOSICIONES, IDEAS, CONCEPTOS, DIAGNÓSTICOS, INTERPRETACIONES y JUICIOS parte para determinar el rumbo de sus ACCIONES, pues de éstas dependen los RESULTADOS de la Compañía
En este punto, tenga en cuenta que el mundo se mueve por sus

interpretaciones…!!!:

Los JUICIOS o INTERPRETACIONES con los que opinamos, calificamos e interpretamos la realidad, son aseveraciones que conforman nuestra PERCEPCIÓN DEL MUNDO:

La cuestión es que hay dos tipos:

*Juicios o interpretaciones generativas: permiten operar sobre la realidad y construir;

*Juicios o interpretaciones justificadoras: se hacen para explicar una dificultad, pero obstaculizan la acción, porque no abren ninguna posibilidad.

Si un líder no posee juicios debidamente fundados que le permitan conectarse con Resultados posibles, será inoperante e ineficaz, en el mediano o aún en el largo plazo. Sólo verá oscuridad donde otros ven negocios posibles, sólo generará confusión entre su gente, donde otros podrán señalarle claramente el norte. En otras palabras, sólo tendrá Juicios o interpretaciones justificadoras para su propio fracaso.

C) La existencia de líderes que trabajen para la conformación de equipos con

INVOLUCRAMIENTO y COMPROMISO. Esto se logra combinando tres

aspectos:
1) La declaración de VISIÓN generada, sostenida y vivida junto a su equipo: los nuevos líderes no actúan solos …

2) Su compromiso  y el de sus co-líderes, de actuar con

RESPONSABILIDAD,

Capacidad de dar respuesta por los propios actos y por sus consecuencias

en forma consistente con la VISIÓN declarada.
… Y a través de la VISIÓN COMPARTIDA y la RESPONSABILIDAD llegar a:

3) La creación de REGLAS DE JUEGO TRANSPARENTES para todos:
ASPECTO FUNDAMENTAL PARA EL ÉXITO DE CUALQUIER EMPRENDIMIENTO ORGANIZACIONAL.

Sólo con estas instancias: VISIÓN, RESPONSABILIDAD y REGLAS DE JUEGO
es posible el TRABAJO EN EQUIPO.

Como podrá observar, todo es cuestión de las DECLARACIONES que se expliciten, se digan en voz alta, se sostengan y se repitan cuantas veces sea necesario, A TRAVÉS DE LOS LÍDERES Y SUS SEGUIDORES.

Lic. Mónica Silvia Reta

¿Cómo convertirse en un generador de objetivos, en vez de ser una “generalidad ambulante”?

Esa parece ser la cuestión a la hora de triunfar en los distintos ámbitos de la vida: proyectar, proponerse metas, y trabajar para alcanzar el éxito, o hacer generalmente las mismas cosas, de aquí para allá, y sin cuestionarse el rumbo: las cosas que hace “generalmente” todo el mundo.

Ahora asómbrese: el 97% de las personas de este planeta no tiene objetivos en su vida. No es que no tenga metas ni sueños, simplemente no tiene un Plan de objetivos consecuente para alcanzarlos, el cómo llegar a ellos … Con lo cuál estamos diciendo que nunca los lograrán …

El motivo por el cuál las personas no establecen objetivos de vida, básicamente es el TEMOR: se teme al fracaso, a no llegar a cumplir con las propias expectativas (y las de los otros!!!!), cuando en realidad es mucho más peligroso quedarse en el “no hacer”.

Desde el Coaching decimos que el SER se define en el HACER: si yo he sido siempre una persona individualista, proclive a trabajar sola y así resolver todas las cuestiones prácticas de mi vida, y de pronto comienzo a compartir con los demás, mi trabajo, algunos aspectos de mi vida, me reúno habitualmente con gente con la que puedo alternar opiniones y acciones, estoy siendo otra persona distinta a la de mi pasado: estoy siendo PARTICIPATIVA, aunque todos me conozcan como INDIVIDUALISTA. No hay SERES que se cristalicen en etiquetas pasadas!

Lo mismo ocurre con los proyectos de vida: ponerlos en práctica significa SER una persona en movimiento, con expectativas, entusiasta ante los resultados por venir, y en buena parte, feliz, independientemente del logro final, porque sólo el avisorar lo que vendrá le genera un estado de ánimo muy positivo. En cambio, no hacer, implica SER una persona impotente, pasiva, seguramente con una buena carga de frustración, conseguida en el andar de este modo, y con la nostalgia de lo que pudo ser/hacer y no fue ni hizo.

Dos factores importantes confunden a la gente que no proyecta: uno es no distinguir entre actividad y cumplimiento. Es decir, creer que porque se está cumpliendo meramente con algo (por ej., el trabajo diario, o lo que es típicamente femenino, las tareas domésticas), justamente se está cumpliendo con proyectos de vida. Nada más erróneo!!! Los proyectos de vida genuinos, que nos satisfacen en nuestros ideales, son aquellos que requieren de nuestra parte, una verdadera actividad específica, elegida por nosotros y deliberadamente programada y pautada. Se trate de educar a nuestros hijos, de fundar una empresa, o de bajar 20 kilos de peso: debemos generar proyectos!!! Los proyectos sirven para las personas, las familias, las organizaciones y hasta para las naciones.

Otro factor que confunde es el tiempo: la gente que no planifica su vida, se queja de que le falta tiempo para sentarse a pensar en esas cosas. Pero créame: los seres humanos más exitosos, en el mundo, no tienen ni un minuto más de tiempo, en el día, del que disponen los menos exitosos. La diferencia está, -tal como lo hemos dicho en muchos cursos sobre Administración efectiva del Tiempo)-, en cómo se enfocan en lo importante. Esto ahorra muchísimo tiempo.

He aquí los siete pasos estudiados en la Universidad de Yale para proyectar metas de todo tipo:

1) Identificar objetivos: adónde quiero/queremos llegar?

2) Enlistar beneficios: tenga en cuenta, por ej., que si Ud. quiere adelgazar 20 kgs, como dijimos más arriba, no lo logrará si sólo tiene en cuenta los esfuerzos que deberá hacer para ello: dieta, ejercicios físicos, etc. Ponga también el foco en los beneficios que obtendrá al final. Todo logro en la vida, implica dejar otras cosas de lado. Ponga ambos aspectos en la balanza!!!

3) Identificar los obstáculos: enfrentar un problema no le garantiza su solución, pero si Ud. no lo hace, el problema siempre quedará intacto.

4) Identificar la información requerida: qué necesita saber para asegurarse de que su Plan es viable?

5) Identificar las personas intervinientes: si realiza un proyecto de alguna envergadura e importancia, necesitará hacerlo con otros: defina quiénes serán, y cómo podrán acompañarlo en el camino.

6) Diseñar un Plan de Acción equilibrado: en cantidad de tareas a desarrollar, en etapas, que armonice los distintos dominios y exigencias de su vida. No haga planes desmesurados, que excedan sus posibilidades personales para cumplirlos!

7) Establecer fechas para el logro de sus metas: para ser ganador/a en todos los aspectos de su vida: personalmente, en casa, en sus finanzas, en su profesión.

En esta misma Universidad, se hizo una investigación con estudiantes del último año de distintas carreras. Sólo el 3% de ellos habían hecho este Plan de siete pasos para sus vidas.

Al cabo de varios años, se los volvió a encuestar, en dos aspectos relevantes: su profesión y sus finanzas: ese 3% que había planificado su vida, había logrado más en estos dos aspectos, que el otro 97% junto.

De ese 97%, más del 80% estaba trabajando en otra actividad que nada tenía que ver con la profesión que había estudiado. Asombroso?

PROYECTE SU VIDA, Y TODOS SUS SENTIDOS CAMBIARÁN!!!!!!!!!!!!!!!

Lic. Mónica Silvia Reta

Cuando hablamos de estructurar, planificar y ejecutar, al mismo tiempo que monitorear cualquier actividad, en una organización, que requiera de un sistema de trabajo sistemático y pautado, estamos hablando, por lo menos, de dos requerimientos básicos:

     El primero, como ya se imaginarán, tiene que ver con la metodología: cómo hacer que la información sobre la “tarea en camino” esté al instante disponible para todos los participantes del proyecto, se prevean y planifiquen de antemano las etapas críticas, se administren los riesgos, y se sostengan no sólo los logros obtenidos sino los cambios introducidos a través del proyecto.
Y el otro gran requerimiento tiene que ver con la constitución y el sostenimiento de los diferentes grupos que deben participar en el Proyecto, sobre todo en las “etapas clave” en las que se requiere la articulación de las contribuciones individuales para el éxito del proceso de trabajo.
Así como para el primer requerimiento: el sistema, contamos con modernas herramientas como el PMA (Project Management Administration), para el segundo hemos diseñado una Metodología básica de intervención, que refuerza y complementa al primero.
Desde el asesoramiento que realizo a través del Coaching Ontológico, en las organizaciones, defino esta Metodología básica de intervención, como una serie de sesiones individuales y/o grupales, que se brindan, -generalmente- a los distintos equipos de trabajo:

*Comité de Dirección (Líder del proyecto, sponsors, otros   ejecutivos),
*Equipo del Proyecto (líderes funcionales y técnicos),y
*Equipo extendido (usuarios, proveedores, socios estratégicos, facilitadores).
Realizamos con ellos, encuentros intra e inter grupales para trabajar los “momentos conceptuales”, que distinguimos, desde el Coaching, en todo proyecto:

*CONTRATO: contempla dos aspectos:

-TOMA DE POSICIÓN con respecto a aspectos grupales y organizacionales que se desean modificar en función de lo que se percibe como dificultad/obstáculo/medio a implementar, etc, para el éxito de la tarea;

-CESIÓN DE AUTORIDAD al Coach interviniente para brindar asesoramiento y seguimiento.

*EXPLORACIÓN DE LA EXPERIENCIA: que implica diferentes instancias:
-análisis de la EXPERIENCIA de trabajo desde el esquema PAR(PERCEPCIÓN-ACCIÓN-RESULTADOS);

-reuniones entre los distintos grupos para promover sinergia y comunicación efectiva, -diseño de conversaciones intra e inter grupales para el reajuste de desvíos e interferencias a nivel del proceso.

Todo ésto durante las Etapas de INICIACIÓN, PLANIFICACIÓN y EJECUCIÓN del Proyecto

Luego pasamos a:
*RETROALIMENTACIÓN DE APRENDIZAJES: que apunta a:

*generar una TRANSFERENCIA de la experiencia particular del Proyecto realizado, a otras situaciones de trabajo que requieren similares estrategias, y despejar hábitos de trabajo no convenientes, para próximas tareas;

*promover acciones de APRENDIZAJE en torno al proceso experimentado: conceptualización de “formas de hacer”;

*acompañar al grupo general en el encuentro de los resultados buscados, generando acciones de RETROALIMENTACIÓN entre todos los participantes.

Todo esto en las Etapas de CONTROL y REPORTE del Proyecto.

Considero que esta forma de fortalecer a los grupos humanos, a lo largo del camino singular que se emprende cada vez que se inicia un proyecto, es la más simple y eficaz de lograr que éste fecunde y sea quizá, fuente de proyectos ulteriores.

Lic. Mónica Silvia Reta.